jueves, 16 de septiembre de 2010

"...querría, ¡oh Sancho!, que nos convirtiésemos en pastores, siquiera el tiempo que tengo de estar recogido..."

Comentario al capítulo 2.67 del Quijote, publicado en "La acequia".

De la resolución que tomó don Quijote de hacerse pastor y seguir la vida del campo, en tanto que se pasaba el año de su promesa, con otros sucesos en verdad gustosos y buenos.


Dulcinea sigue encantada y Sancho sin azotarse. Y… ¿qué vida ha de llevar en su retiro forzoso? Tras la derrota, los pensamientos acuden, fatigan y pican mucho más a don Quijote. Son como moscas a la miel.


"Si muchos pensamientos fatigaban a don Quijote antes de ser derribado, muchos más le fatigaron después de caído."


En ello está cuando llega Sancho con sus loas a la liberalidad del lacayo Tosilos, irritándole sobremanera. ¿Lacayo? Parece que se le olvida, a este mentecato, como metamorfosearon, en su día, a Dulcinea y al bachiller Carrasco. Nada de lacayo, Tosilos está en nómina como encantador.

Y Don Quijote ahora siente curiosidad por la cantautora Altisidora, si acaso Sancho preguntó a Tosilos por ella. Anhela saber si ha llorado, si ha olvidado su amor por el caballero andante. ¿Boberías?

Cuadro de Ana Queral.
"...¿preguntaste a ese Tosilos qué ha hecho Dios de Altisidora...?"


Nada de boberías, Sancho. Una mujer que ha dado muestras de fijarse en el desgalichado de don Alonso no es cosa baladí. Un caballero puede ser desamorado pero no desagradecido. La del arpa quisole bien, diole los famosos tocadores, llorole, maldijole, vituperole, quejose, diole señales de adoración , qué encanto de mujer, qué deliciosas maldiciones. La vanidad masculina no perdona ni a los andantes…

En justa compensación, no puede proporcionarle tesoros, que los de los caballeros andantes son sólo apariencia. Ni siquiera esperanzas, que ésas son para su señora Dulcinea. Sólo castos recuerdos puede darle, siempre que sean compatibles con los de su tobosina dama.

¿Ha dicho Dulcinea? Sí, ésa a la que Sancho agravia con su tardanza en azotarse, guardando intactas sus carnazas, para la merienda de los gusanos. ¡Antes comidas de lobos! No exagere vuestra merced.

Pero al escudero no le convence eso de que tres mil azotes en sus posaderas puedan desencantar a la desencantada.


"...es como si dijésemos: "Si os duele la cabeza, untaos las rodillas"..."

Su señor, en ninguna novela caballeresca ha podido tener noticias de un desencantado por azotes, es un disparate. Aún así, se los dará, esté tranquilo, cuando tenga ganas y tiempo cómodo ...

Don Quijote expresa sus deseos de que Sancho caiga “en la cuenta y en la obligación” de ayudar a su señora, la suya.

Van platicando y van siguiendo su camino. Llegan a aquel lugar donde fueron pateados por toros, el mismo donde conocieron a los singulares pastores de una renovada Arcadia.


Detalle de cuadro de Ana Queral.
"En estas pláticas iban siguiendo su camino, cuando llegaron al mesmo sitio y lugar donde fueron atropellados de los toros."

¡Ya está! ¡Ya sabe lo que va a hacer en su retiro obligado! Comprará unas ovejas y todo lo necesario para el pastoral ejercicio. Don Quijote y Sancho serán Quijotiz y Pancino.

Y Cervantes nos pinta un genial cuadro pastoril y paródico.
Patearán los campos y llevarán la dulcísima vida de los pastores de novela pastoril. Cantando, endechando y bebiendo de cristalinas aguas.




"bebiendo de los líquidos cristales de las fuentes, o ya de los limpios arroyuelos o de los caudalosos ríos."

Con abundantísima mano darán dulcísimo fruto las encinas, asiento los durísimos alcornoques, sombra los sauces, olor las rosas, alfombras los prados floridos, aliento el aire puro…todo apacible, nada desagradable.


"olor las rosas"






"alfombras de mil colores matizadas los estendidos prados"

En medio de tanta hermosura, habrá cantos, lloros alegres y versos inspirados por Apolo. Y serán eternamente famosos.

Sancho dice que le cuadra este pseudopastoril género de vida, el cual no incluye pasar frío ni calor, caminatas, dormir en el suelo, olor a oveja, garrapatas, cagarrutas…

Y, para seguir con la broma, mete en su imaginario aprisco al bachiller Sansón Carrasco, a maese Nicolás el barbero y al cura.

A don Quijote le parece buena idea y les bautiza con pastoriles nombres: Sansonino, Carrascón, Miculoso y Curiambro. Miculoso es como Nemoroso y Cervantes aprovecha la ocasión para recordar a su admirado Garcilaso de la Vega.

También hay que escoger nombre para las amantes pastoras. El de Dulcinea no hay que cambiarlo, puesto que cuadra para pastora como para princesa. La de Sancho no tendrá otro nombre que Teresona, nombre acorde con su gordura y con el suyo de Teresa. El escudero no quiere quedar como adúltero, quiere dejar claros sus castos deseos. En cuanto al cura, por si las moscas del Santo Oficio, dará ejemplo y no tendrá pastora. El bachiller, como soltero, puede elegir.

Don Quijote se anima y pone música a esa bucólica vidorra que se han de dar: churumbelas, gaitas zamoranas, tamborines, sonajas, rabeles y albogues.

Sancho no conoce los albogues y don Quijote le describe este rústico instrumento, unos platillos de latón para marcar el ritmo, en los bailes. ¿Chinchines?

Albogues es nombre morisco y nuestro caballero andante aprovecha la ocasión para dar una lección acerca del origen árabe de las palabras que comienzan por –al y las que acaban en -í. Y desgrana ejemplos: almohaza, almorzar, alhombra…maravedí.


"Y este nombre albogues es morisco, como lo son todos aquellos que en nuestra lengua castellana comienzan en al "

¿Por qué la explicación etimológica? Los albogues la trajeron de la mano y ya está. Enlaza con la condición de “algún tanto poeta” de él mismo y del bachiller, lo cual ha de ser mucha ayuda para el ejercicio pastoril. Y apostaría que también el cura y el barbero tienen “puntas” de poetas.

¡Infinidad de bucólicos versos han de componer! Don Quijote quejoso de ausencia, Sancho firme enamorado, Carrascón desdeñado y Curiambro …no entiendo de qué irá el cura.

"y el cura Curiambro, de lo que él más puede servirse"

Sancho responde, pesimista, que no ha de llegar ese día. Pero, enseguida comienza a pintar su “ejercicio pastoril”. Cucharas de madera, migas, natas, guirnaldas y todas las “zarandajas” pastoriles que le darán fama de “ingenioso”.

Dice Sancho que su hija Sanchica les llevará la comida al hato. Mas, no…que hay pastores maliciosos y por los campos andan también los malos deseos. No vaya a ir por lana y vuelva trasquilada la pobre chica. Encaja tres refranes más y don Quijote le dice que bastaba con uno. Muchas veces le ha aconsejado no soltar tantos refranes pero es predicar en desierto y Sancho hace tanto caso como el niño que dice: «castígame mi madre, y yo trómpogelas».

¡Dos refranes, don Alonso! Sancho se da cuenta y encaja el de la sartén y la caldera. Su señor se defiende, que los suyos son traídos muy a propósito, encajando como anillo al dedo. Le explica que los refranes son “sentencias breves, sacadas de la experiencia”, mas el refrán que no viene a propósito es disparate.

Dejan el tema refranero porque la noche se echa encima y han de apartarse un poco del camino real.

La cena es mala y tardía. Sancho añora las abundancias pasadas, en castillos y casas bien abastecidas. Mas no es posible “ser siempre de día ni siempre de noche”, ahora lo que toca es la estrechez de la andante caballería por selvas y montes. A pesar de ello, Sancho duerme, como un bendito, toda la noche, mientras su amo vela.

Un abrazo de María Ángeles Merino



Pedro Ojeda dijo en este blog:

"Lo malo es que para don Quijote ya no es broma sino última forma de agarrarse al ideal. Cuánto trabajo de ilustración acertada y divertida."

10 comentarios:

Kety dijo...

Mª Ángeles, deberías recoger tus comentarios quijotescos en un libro.

de esta tertulia saldrían varios libros. Ya lo creo.

Muy bueno lo de la pomada en la rodilla.

Besos

Paco Cuesta dijo...

Nuestro hidalgo necesita creer en el amor de Altisidora, harto castigo tiene con la reciente derrota.

pancho dijo...

Se nos acaba la novela y Dulcinea sigue en su ser, no se sabe dónde y Sancho con pocas ganas de zotainas. Las soluciones literarias para Don Quijote, hombre de muchos libros.

Cervantes le sacará partido a la aparición de la jovenzuela y desenvuelta Altisidora.

Más que bacia parece cornamenta lo que luce don Quijote en la primera escultura.

Excelente secuencia de imágenes.

Myriam dijo...

Sancho la tiene clara con el tema de los azotes: Si duele la cabeza, no untemos las rodillas.

DQ idealiza lo pastoril como necesidad para poder soportar la derrota.

Besos

pancho dijo...

Dan ganas de irse de pastor a esa Arcadia tan radiante y florida que nos muestras.

La alternativa del pastoreo no está mal pensada, más si el lugar es tan idílico como DQ y S lo imaginan.

Un abrazo y parece que ya termina el verano en Burgos.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

creo que esta vez has ilustrado genialmente el corto capítulo...la cordura de nuestro personaje le hace volver a la realidad peor poco a poco..besos

Cornelivs dijo...

No se que me gusta mas: si tu estupendo analisis, o esas tambien estupendas fotografias que nos regalas.

Un abrazo...!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Lo malo es que para don Quijote ya no es broma sino última forma de agarrarse al ideal. Cuánto trabajo de ilustración acertada y divertida.

Asun dijo...

Veo que tienes una amplia colección de figuritas. A ver con qué nos sorprendes en la próxima entrada del Quijote.

besos

Abejita de la Vega dijo...

Kety: lo del libro son palbras mayores, aunque hay material, ya lo creo.

Paco Cuesta: lo de Altisidora le hace revivir un poco, menos mal.

Pancho: se nos va y Dulcinea sigue de villana brincadora. Don Quijote ha leído mucho para ser un simple hidalgo de pueblo. Por lo visto, conoce la novela pastoril.
la cornamenta daliniana, eso es.La Arcadia florida se parece a lo que crece en las orillas del Arlanzón y en el páramo de Palacios de Benaver.

Manuel: va cogiendo cordura, se va vaciando...

Cornelivs: las dos cosas se dan la mano.

Pedro: un último asidero, pobre DQ.

Asun: las figuritas son pocas pero me dan juego.

Gracias amigos por vuestros comentarios.

Myriam: se refugia en otro sueño para sobrevivir. Si nos duele la cabeza, mejor una aspirina.