viernes, 24 de septiembre de 2010

De sueños, azotes, cerdos, madrigales y más cerdos (2).

Segunda parte del comentario al capítulo 2,68 del Quijote, publicado en "La acequia"

Aunque don Quijote no desea dormir, anima a su escudero, para que lo haga. Si Sancho nació para dormir, él nació para velar. Y anuncia que va dedicar lo que falta para el día en cantar un “madrigalete”, compuesto por él mismo, para expresar sus pensamientos.


El Quijote de Doré.
"—Duerme tú, Sancho —respondió don Quijote—, que naciste para dormir; que yo, que nací para velar..."

Sancho confunde madrigaletes con populares coplas, pobres en pensamientos. Ya puede coplear lo que quiera, que él dormirá a pierna suelta. Y así lo hace, bien acurrucado y sin preocupaciones.

Arrimado a un tronco de un árbol, suspirando y llorando, canta la alambicada y paradójica composición, que concluye con el vivir que le mata y la muerte que le da vida. La riega con muchas lágrimas, pues su corazón está doblemente traspasado: por su vencimiento y por la ausencia de Dulcinea.

Llega el día, los rayos del sol despiertan al dormilón.


"Llegóse en esto el día, dio el sol con sus rayos en los ojos a Sancho..."


Se estira y mira cómo han dejado los malditos puercos el repuesto alimenticio de sus alforjas. Maldice a la marabunta porcina, con toda su alma.

Los dos vuelven al camino y, al caer la tarde, ven unos diez hombres a caballo y unos cinco a pie.


"Finalmente, volvieron los dos a su comenzado camino..."


"...al declinar de la tarde ..."


Los dos corazones laten ahora más deprisa, con temor y aturdimiento, al ver lanzas y adargas, de nuevo. ¡Con lo tranquila que había sido la jornada!

Don Quijote se disculpa. Si su promesa no le hubiera atado las manos, se enfrentaría a esta “máquina” que se les echa encima.

Es lo que temían, los de a caballo rodean a don Quijote y le colocan sus amenazantes lanzas por delante y por detrás. Los de a pie se encargan de Sancho, Rocinante y el rucio. Todos guardan gran silencio y cuando el caballero mueve apenas los labios para preguntar, se los cierran con los hierros de las lanzas. A Sancho le callan punzándole con un aguijón.

Es noche cerrada y cada vez tienen más miedo. Y mucho más cuando les dan órdenes llamándolos trogloditas, bárbaros, antropófagos, escitas, Polifemos y leones carniceros.



—¡Caminad, trogloditas !
—¡Callad, bárbaros!


—¡Pagad, antropofagos !

Sancho no entiende esos vituperios que interpreta a su manera: tortolitas, barberos, estropajos, perritas…Y no le gustan nada esos vocablos, a mal sitio les llevan, todo el mal les viene junto y ojalá acabase aquí.

Don Quijote tampoco saca nada en limpio de aquel discurso. Sospecha que no les espera nada bueno.

Llegan a un castillo bien conocido. ¡Es el de los duques de sus pecados!

"Llegaron en esto, un hora casi de la noche, a un castillo que bien conoció don Quijote que era el del duque, donde había poco que habían estado."

Don Quijote recuerda que, en esa casa, todo era cortesía. Pero para los vencidos el bien en mal se torna.

Entran en el patio principal y lo ven tan bien aderezado que les admira pero…ahora el miedo es doble.

Un abrazo de María Ángeles Merino.



Las fotos son: grabado de Doré, "Sol entre ramas" , "Camino a San Pelayo" (Palacios de Benaver), "Último rayo", "Miguelón" (Homo heildebergensis), Hombre de Neanderthal," "María Ángeles y Luz con el Homo antecessor", Castillo de Olmillos de Sasamón (Burgos).
El" Homo heildebergensis" y el "Homo_neanderthalensis" son réplicas, creadas por la artista francesa Elisabet Daynis para el Museo de la Evolución Humana, en Burgos.

14 comentarios:

  1. Hasta para volver a casa es necesario el escarnio... si fuera una historia real no la entendería...pero conociendo la trayectoria de Cervantes... cuanto daño le tuvo que hacer el poder...besos

    ResponderEliminar
  2. Todos estamos un poco tristes, abejita.

    Besos...!

    ResponderEliminar
  3. No dejo de leerte, me gustó todo,muy buen análisis.

    Con cariño,

    MARICARMEN

    ResponderEliminar
  4. Como dice Manuel "el escarnio hasta para volver a casa".... que terrible, como la vida misma para algunos.

    ResponderEliminar
  5. ahhh, Y creo que Cervantes sabía muy bien de lo que hablaba.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Antes que nada la enhorabuena por la imagen del plato, con sus rodajas de lomito y su huevo frito: ¡ABEJITA..! Son las 14:10 y estoy sin comer aúnnnnn, qué rico el plato.

    Don Quijote duerme ya menos que yo, que desvelado ando por multiplicar las ventas y no dar en bancarrota (no te preocupes...la cosa va bien, sólo que haciendo muchos kilómetros).
    Y Sancho durmiendo tan plácido él. Pero lo despierta don Quijote para lanzarle mil reproches.
    Él que tiene "esperanzas propincuas" de llegar a ser conde;(me gustó el palabro "propincuas", e incluso lo etiqueté en mi revulsivo.

    También me llamó la atención que Sancho pidiera a su amo la espada para matar media docena de aquellos "señores y descomedidos puercos". Supongo que para comérselos, elaborando embutidos, salando los jamones etc. En casa criamos cerdos e hicimos matanza hasta hace media vida de la que tiene uno. Con el tiempo comprendí por qué de chico y joven me daban mareos en invierno, después de la matanza; porque el colesterol subía desaforadamente sus niveles en sangre. Mucho de herencia materna tenía esto del colesterol, aunque cortijos no heredé.

    Muy logradas tus foticos, con mucho simbolismo. Muchas horas de trabajo veo que le dedicas tú que puedes, pero muy bien hecho; enhorabuena Abejita. Me voy a mirindar que desfallezco...tu plato es virtual...

    un Abrazo

    Pd: creo que me visitaste antes de montar los enlaces, es que tengo aquello escacharrao y publiqué provisional.

    ResponderEliminar
  7. "Con el tiempo comprendí por qué de chico": dudo si este "por qué" se escribe junto o separado. Porque, si dijera "dudo del porqué" es junto; no sé

    ResponderEliminar
  8. Todos lloramos con don Quijote, menos el bueno de Sancho que pasa de su amo

    ResponderEliminar
  9. Doré captó como pocos la fuerza de las escenas quijotescas. Yo también la elegí, pero coloreada en una edición catalana, sobre todo por el contraste paradójico de Sancho y Don Quijote: el amo vigila el sueño del escudero.

    DQ vuelve en su empeño de perduración más allá de la muerte. Como ya ha entregado la cuchara en su deseo de alcanzar notoriedad con la espada opta por la poesía, emulando a Garcilaso, admirado por Cervantes, como hemos visto varias veces a lo largo de la obra. Como dice Pedro, la poesía era lo que daba prestigio en esa época.

    Muy bien metido ritmo a la narración con tus fotos de día. Como Cervantes, que parece que en este capítulo le molesta la luz.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ¡Dios mío! las fatigas que pasan hasta el final. Como la vida misma.

    Quizá sea esa la clave del Quijote.

    ¡Que despliegue de fotos!

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola coleguis.

    Ya veo que no os ha gustado mucho mi idea de hacernos pastores con internet. ¿Sera que pronto llegara el frio? Solo dos valientes, Asun y Pancho parece que se apuntan. En fin, ya lo pensaremos mejor.

    El pesao del Alonso, como siempre, ni duerme ni deja dormir. ! Que plasta es con los dichosos azotes y no deja de dar la brasa a mi padre! Si la Dulci es fea, pues lo seguira siendo, aceptalo ya de una vez y deja de inventarte cosas que no van a ningun sitio.

    Como siempre otra vez por los suelos y esta vez ¡por unos cerdos!ja, ja, ja, la verdad es que si lo imagino no paro de reirme.

    Pasado el primer susto, mi padre a dormir y el otro, como siempre, a jagar al despiste es que lo que mejor se le da.

    ¡Bu! otra vez llegan al castillo de los Duque ¡Ay! ¡ay! ¡ay! que me temo lo peor.

    No os cuento nada de mi Churri porque ya no tengo, ni del insti porque ya no voy, ni pienso, estoy muy aburrido de aguantar a los profes y hasta que no venga mi padre por alli no aparezco. Ahora me dedico a recorrer los parques, pero prometerme que no se lo vais a decir a nadie.

    Choque de manos

    El Sanchico

    ResponderEliminar
  12. El comentario es bueno, pero el juego de textos e imágenes con el bueno de Miguelón y el resto de los evolucionados burgaleses, insuperable.

    ResponderEliminar
  13. Manuel: menudas pulgas gastaban los poderosos de entonces.

    Cornelivs: se nos contagia la tristeza.

    Carmen: gracias por leerme.

    Myriam: es que cuando Dios aprieta, ahoga pero bien. Menuda experiencia la de don Miguel, véase su biografía.

    Antonio: el platito rico fue obra de unos estudiantes de Hostelería estupendos, yo de adornar platos ...ni idea. Ánimo en tu lucha autónoma y deja un huequito para Cervantes. Yo soy nieta de cordobeses y tampoco me dejaron cortijo ni na. No sabía lo del colesterol post matanzas, pero nuestro cuerpo es muy sabio...Sancho con cerdos sí se atrevía, también lo pensé yo.
    No creas que tengo tanto tiempo, además de maestra soy ama de casa y escribo mientras mi madre ve a la Belén Esteban. El día menos pensado pongo a Sancho diciendo que por su Sanchico mata. Es algo así como el trapito del punto de cruz. Las fotos son de mis paseos y recurro a mi archivo particular. qué pega con esto.

    Por qué es separado cuando es pregunta directa o indirecta. Es junto cuando se trata de un sustantivo: el porqué. Al responder escribimos porque.

    Kety: fatigosa es la vida, ya lo creo. El despliegue me divierte y me divierte compartirlo con vosotros.

    Paco: pasa pero no del todo.

    Sigo contestando...

    ResponderEliminar
  14. Ele Sanchico: de nini nada, Sanchico.

    Pancho: los grabados de Doré son muy precisos, era un buen lector.
    La fotofobia de Cervantes ...es verdad. Como estaba malito...Le hubiera gustado ser poeta, a pesar del cielo.

    Pedro: el troglodita Miguelón y el antropofago Antecessor me inspiraron. Gracias.

    Un abrazo a todos los que me visitáis.

    ResponderEliminar