sábado, 14 de febrero de 2009

Nuestra Señora de la Caña




COMENTARIO AL CAPÍTULO XL DEL QUIJOTE , PRIMER PARTE.



El capítulo comienza con los sonetos, en memoria de La Goleta y sus caídos, de Pedro de Aguilar, un cristiano que en el fuerte se perdió, no del todo perdido porque nos informan de que está “bueno y rico, casado y con tres hijos”. Nos los recita ese misterioso “caballero”, casi nos confunde, “camarada” con antifaz del señorito Fernando y hermano del de Aguilar.


Estáis ante una lectora del Quijote que lee los poemas del Quijote de pasada., sólo lo justo para seguir el argumento, la cáscara que se quita para comer la fruta. Prometo leerlos con más detenimiento. Este soneto suena a aquello, más reciente, de “caídos por Dios y por España”.Obrastes, levantastes , ejercitastes, colorastes...nos dan en el oído estos pretéritos. Las almas santas y dichosas de tres mil soldados volaron al cielo y ganaron la fama. Santa, la vida de la soldadesca de los Tercios Viejos…válgame Dios.


Tras los patrióticos sonetos, el cautivo narra sus aventuras desde La Goleta a Constantinopla y de Constantinopla a Argel , con sus amos: el renegado y tiñoso Uchalí , que trataba bien a sus tres mil cautivos y Azán Agá,, heredero y garzón amante de Uchalí, que diariamente .ahorcaba, desorejaba, empalaba…lo normal en estos casos.“Sólo libró bien con él” un tal Saavedra, el mismo Cervantes , tal vez amante del jefe. Ante la perspectiva de ser desorejado o empalado…lo que sea, vamos.


Esperando su rescate, vive en su “baño” y, qué casualidad, el patio linda con la casa de un rico moro que tiene una bella hija, nuestra Zoraida-María, la mora cristiana.Un tópico más otro tópico. Ésta arroja, cual pescadora, su caña cuando el cautivo está jugando a la comba con sus compañeros, sirviéndose de las cadenas. La caña lleva un lienzo atado con unas monedas.. La morita ya ha echado el ojo a su favorito, no depositará su mensaje hasta que el cautivo de nuestro cuento se coloque debajo. Se arriesga a que su padre la arroje a un pozo y lo cubra con piedras; pero es tan grande su deseo de vivir en tierra de cristianos para ver a la Virgen María... Vemos asomar una blanca mano y los cautivos en señal de agradecimiento hacen zalemas moriscas.

Otro día arrojará una pequeña cruz hecha de cañas ¿será una cristiana renegada? Ya se sabe que los moros las prefieren a las de su nación…patriótico comentario No, que es la hija de Agi Morato, alcalde que fue de La Pata, como diría una esquela del ABC.


Los cianíes de poco valor son sustituidos por “cuarenta escudos de oro españoles y un papel escrito en arábigo”.Gracias a un traductor murciano, sabe que su admiradora esuna mora con deseos de convertirse, gracias a las enseñanzas de una esclava cristiana que le enseñó su religión. ¿Por qué haría una esclava algo tan peligroso? Y, además, una vez muerta, se le ha aparecido, dos veces, para aconsejarla que se fuera a tierra de cristianos a ver a Lela Marién, la Virgen María que tanto la quiere. No esperábamos encontrar apariciones sobrenaturales en el Quijote, pero don Miguel quiere que en su obra haya de todo y para todos. Zoraida podría ser la fundadora de una nueva advocación mariana: Nuestra Señora de la Caña y su humilde sierva la esclava convertidora.

El cautivo responde a las misivas, en su nombre y en el de sus compañeros del baño, ofreciéndose a llevar a cabo sus planes de huida. Los escudos aumentan para pagar el rescate y la huida de todos , no vale rescatar sólo a uno que luego "adiós muy buenas". Después huirán con Zoraida, en una barca. Toda una mujer de carácter que amenaza:” mira que has de ser mi marido, porque si no, yo pediré a Marién que te castigue".

El próximo capítulo se presenta muy, muy denso…preparaos.

Un saludo a Pedro y a los paseantes.
Pedro Ojeda Escudero contestó en : http://laacequia.blogspot.com/:
ABEJITA: cuídate, que un virus en abeja debe ser malo...Me gusta mucho, te vuelvo a decir, lo de Nuestra Señora de la Caña, que resumen muy bien lo que pasa en este capítulo, desde el atractivo del misterio hasta la cuetión religiosa.No me asustes a la gente con la densidad del próximo capítulo...Saludos.
Pedro Ojeda Escudero. dijo en este blog:

Me gusta mucho cómo te has centrado en la figura de esta mujer, desde el título hasta el final, con esa advertencia a su futuro marido... mujer de armas tomar, sin duda alguna.Lamento haber publicado mis noticias semanales antes que esta entrada: daré cuenta de ella la próxima semana.
Gracias, Pedro por tus comentarios. El virus se fue enseguida. La abejita estuvo en un avispero y salió reforzada, creo.Lo de las noticias semanales, es igual cuando lo incluyas.
Saludos.

5 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Me gusta mucho cómo te has centrado en la figura de esta mujer, desde el título hasta el final, con esa advertencia a su futuro marido... mujer de armas tomar, sin duda alguna.
Lamento haber publicado mis noticias semanales antes que esta entrada: daré cuenta de ella la próxima semana.
Saludos.

Ele Bergón dijo...

Hola troncas y troncos (esto porque dice mi profe de lengua que el lenguaje es muy machista)

De esta historia del cautivo, le he oído hablar y discutir a mis padres. Mi madre, Teresa Panza, le regaña a mi padre Sancho, porque le pide que le cuente esta novela y él dice que no se acuerda, que era un poco enrevesada y que como había bebido y comido bien, pues le entró sueño y zás, se quedó dormido. Mi madre se enfada y le dice que siempre que hay algo interesante a él sólo se le ocurre dormir
- Si no comieras y bebieras tanto....y además tienes que estar preparado ¿no dices que te van a nombrar concejal de cultura....? pues tienes que ilustrarte y leer, leer como hago yo.

-Ya, ya,- contesta mi padre. Tú lee que luego te pregunto a ti. Y no creas, que el Alonso también dio sus buenas cabezadas y es que era un lío aquello del cautivo, los hermanos y las mujeres moras o cristianas que ya no me acuerdo y con la voz de aquel hombre pues.. me venció el sueño.¡Qué está tan rico el sueño! creo que más que el comer queso y beber vino.

-Mamá- dice mi hermana Sanchica. No marees a papá que él sabe lo que hace y además está cansado de tanto ir con la furgo de un lugar a otro para ná, porque ahora con esto de la crisis no se comen ni un colín. No hay nadie que haga mudanzas. Todos se quedan quietos por si acaso.

Así que de esta historia del Cautivo sólo sé que la escribió el Cervantes, pero nada más.

En el insti bien. El otro día nos llevaron las profes de excursión. Unos pelmas nos explicaron unas cuantas cosas, pero nosotros peferiamos jugar al fútbol. Bueno de algo de enteré.

Adios trocas y troncos. Hasta otro día.

Enton

Anónimo dijo...

Muy ocurrente el título, con lo difícil que es a veces encontrar uno que defina toda la historia. En lo de amante del jefe, podría ser o no. Yo pienso que C les pone la caña a sus detractores y éstos pican. Da que pensar que introduzca a su personaje sólo unas líneas después de haber hablado de “garzones.” No sé, me parece demasiado evidente la relación. De todas formas nada se puede descartar, visto “el figura” que estaba hecho. En lo referente al blog, creo que lo que yo tuviera que decir ya lo decís vosotros mucho mejor. pancho

Abejita de la Vega dijo...

¡Hola pancho!¡Bienvenido!
Un figura, don Miguel,eso era.
Vete tú a saber si no nos hizo como a los de Carabaña.Por cierto, creo que los otros dos de este blog, la mosca cojonera y la arañita campeña, saben algo de esa pequeña localidad madrileña.
De todas maneras,como yo apunto en mi comentario, con un jefe así, de lo que sea.
Un saludo, pancho.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

tal y como lo cuentas... la cautiva se asemeja a la abeja - reina que elige a su abejón....o como la mantis que...!huy que de bichos¡.. saludos