sábado, 31 de enero de 2009

En lugar de esta borla,ésta otra, menudo doctorado.

En lugar de esta borla, ésta otra de hilas.¡Menudo doctorado y menudo birrete!

COMENTARIO AL CAPÍTULO XXXVII DEL QUIJOTE, PRIMERA PARTE.
Publicado en
http://laacequia.blogspot.com/


¡Qué raro! El título dice: “Que trata del discurso que hizo don Quijote de las armas y las letras” y, en efecto, ¡sólo es un discurso! Al final, un pequeño enlace con el relato del cautivo y se acabó. Cervantes nos tiene acostumbrados a unos capítulos como cruces de caminos donde convergen varias historias, para dar gusto a todos, y nos extraña, eso… y su tamaño.
Comienza el discurso, enlazando con lo manifestado en el capítulo anterior, con una frase que dejaría boquiabiertos a nuestros estudiantes, dando vueltas actualmente a la salsa boloñesa que aderezará sus futuros estudios:” Pues comenzamos en el estudiante por la pobreza y sus partes”.Les ruego que la comparen con la que cuadraría a su futuro inmediato que sería: “Pues comenzamos en el estudiante por los créditos y los másteres diseñados por empresas “. Tras esta digresión, disculpadme, sigamos con Cervantes, estudiante pobre sólo durante dos años. Se preparó con el gramático López de Hoyos, para el ingreso en la Universidad de Alcalá, Pero no llegó a ser universitario ya que tuvo que huir a Italia, tras un confuso incidente.
Mucho más larga fue su vida de soldado, que aquí pone en boca de Don Quijote. A los de la venta y también a nosotros se nos olvida que estamos ante un loco. ¿Seguro que estamos ante un loco? ¿Está en uno de sus momentos de cordura? ¿Es Cervantes el ventrílocuo y don Quijote el muñeco? ¡Qué realismo e ironía finísima posee su discurso! Con sus palabras vivimos la vida del soldado de los Viejos Tercios, aquellos que sangraron la Monarquía. Y, sin embargo, la paga resulta escasa y azarosa, muchas veces tiene que robar, “garbear con sus manos”, para sobrevivir; mal vestido, con un “coleto acuchillado”; duerme en el suelo, donde no le estorban las sábanas; pasa frío y hambre, su aliento proviene de un lugar vacío y cuando llega su “graduación” le colocan su borla…pero de vendas o hilas, menudo doctorado y menudo birrete. Y si sale vivo, tendrá que seguir luchando en una y otra batalla, vencedor en todas ellas, un milagro. La antítesis de los letrados, cubiertos siempre por sus “faldas” y sus”mangas”, honorarios legales e ilegales.Preeminencia de las armas.
Dialogan las armas y las letras, las armas no pueden vivir sin leyes, que al fin y al cabo son letras. Las leyes no se pueden defender si no es con las armas, no pueden vivir en guerra. Preeminencia de las armas. Aunque es la pescadilla que se muerde la cola…
Después encontramos un compendio de las penalidades que soportó Cervantes, en uno y otro oficio: “alcanzar alguno a ser eminente en letras le cuesta tiempo, vigilias, hambre, desnudez, váguidos de cabeza, indigestiones de estómago, y otras cosas a éstas adherentes”.Al soldado, lo mismo pero con riesgo de perder la vida. Preeminencia de las armas. ¡Menuda vida la de don Miguel!
El de la Triste Figura nos lleva a los mismos escenarios de la guerra. ¿Cómo sabe tanto un hidalgo de pueblo? Hacemos guardia, sabemos que el enemigo nos acecha y no podemos movernos. En cualquier momento vamos” a subir a las nubes sin alas y bajar al profundo”. Como esto es poco peligro, vamos a la mismísima batalla de Lepanto, se embisten las galeras, cañonazo va, cañonazo viene, bum, bum y no nos queda más espacio que dos pies de tabla del espolón; al primer descuido de los pies nos vamos con Neptuno y otro ocupa nuestro lugar.
Ahora calla el manco de Lepanto y toma la voz el viejo hidalgo caballero andante y retorna el lenguaje arcaico:” Bien hayan aquellos benditos siglos que carecieron de la espantable furia de aquestos endemoniados instrumentos de la artillería, a cuyo inventor tengo para mí que en el infierno se le está dando el premio de su diabólica invención…”En el alma le pesa haber tomado este ejercicio de caballero andante en edad tan detestable, en que la pólvora y el estaño le han de quitar la ocasión de ser conocido por su brazo y su espada. Qué va a decir un émulo de Amadís de Gaula. Pero se resigna, así su mérito será mayor, al acrecentarse el riesgo.
En el capítulo de los cabreros, don Quijote larga su discurso de la Edad de Oro, paralelo a éste, después de haber satisfecho su estómago con bellotas, queso y el vino del cuerno. Pero, en esta ocasión, los demás cenan y él se olvida de llevar bocado a la boca. Estamos ante un discurso en ayunas. Cenan, levantan manteles y don Fernando ruega al cautivo que relate su historia, el cual no se hará de rogar.
Y preparaos, que viene el cautivo…y no digo más.
Un abrazo a Pedro y todos los paseantes.
María Ángeles Merino Moya
Pedro Ojeda Escudero. dijo en http://laacequia.blogspot.com/
ABEJITA: en efecto, el capítulo trata exactamente de lo que promete. Sorprendente y ya nos pone a dudar si fue casualidad o cosa hecha a propósito. Me gusta tu comentario, que acierta en relacionar el discurso con la vida del autor.Un fuerte abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo en este blog:
Has visto muy bien el discurso y cómo en él los motivos autobiográficos de Cervantes lo llenan. Dos opciones que tuvo don Miguel y que no le dieron demasiadas satisfacciones púlbicas.Saludos, me alegro de veros dialogar aquí a tantos buenos.
Gracias, Pedro.

10 comentarios:

Antonio Aguilera dijo...

Todavìa no me quedò muy claro si hablo con Abejita, o con Arañita:
Como arriba de aquì pone " publicar un coemntario en La Arañita Campeña".

Creo que consultarè a Navocob que fue entomòlogo de mariposas atravesadas por alfileres.

Te confieso que me quedè retrasado en mi lectura del Quijote. Tuve un brazo inservible dos semanas.

Ahora vuelvo con fuerzas renovadas, pero sòlo he llegado a comentar hasta el 36.

Espero ponerme al dìa la semana que viene o la siguiente.
Porque si no, voy con la cabeza loca, con efectos retardados, que es un poco incòmodo.

Felicidades por haber publicado tambien el Manifiesto.
QUE GRAN IDEA. QUÈ GRAN PROYECTO

Que tengas un feliz fin de semana

Abejita de la Vega dijo...

¿Qué tal estás?
No hacefalta que consultes con Navokob, hablas con María Ángeles Merino Moya, abejita de la Vega o Sor Austringiliana (tengo dos correos).La arañita campeña es el nombre del blog y es el alias de mi compa Esther que escribe pocas veces. Esther trabaja en Campo Real, aunque no sea campeña de nacimiento.La arañita aparecía en nuestra pizarra, en una esquinita...
Enseguida te pondrás al día.
Lo del manifiesto ha sido muy bonito.
Un saludo

Anónimo dijo...

Qué bien viene esa explicación de la abejita, la arañita… Creía que era la misma persona desdoblada o algo. Como igualmente está bien visto (que diría Pedro) el asunto de las borlas.
La capacidad de sorprender al lector en cada momento es una de las muchas cosas por las que El Quijote es una obra atemporal. También – como bien señalas – por la habilidad del autor para cruzar historias, mezclar estilos, niveles de lengua …
Como también bien intuiste, (en la entrada de los cueros de vino) tengo relación con la Educación de Adultos, casi tres lustros nos contemplan intentando que estos desheredados, vapuleados, fracasados de las enseñanzas regladas puedan reincorporarse al sistema educativo. Asunto nada fácil por la desmotivación y desconfianza con que llegan. pancho

Silvia dijo...

Como te lo curras Marian, muchos besos.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Ahora con la explicación que le diste al amigo Antonio, por fin me entero...vamos que esto es como lo de la santísisma trinidad pero en blog: un nick, dos correos y una sola persona...

A lo que venía...es que don miguel usa y abusa de Don Alonso todo lo que quiere y más...dando tintes autobiográficos si no...ya veremos en los tres capítulos venideros, no son más que vida, aventuras y desventuras de un mancoi de Lepanto... un abrazo Mª Angeles...

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Has visto muy bien el discurso y cómo en él los motivos autobiográficos de Cervantes lo llenan. Dos opciones que tuvo don Miguel y que no le dieron demasiadas satisfacciones púlbicas.
Saludos, me alegro de veros dialogar aquí a tantos buenos.

Ele Bergón dijo...

Hola troncos

Tenéis un cruce de caminos, como dice la Abejita que hace el Cervantes y no os aclaris. Yo lo tengo muy clarito.

Son tres los administradores de est blog. La abejita de la vega, llamada también Sor Austringiliana y dueña de otro blog; La arañita campena, que da el nombre a este blog y la Mosca cojonera.

La mayoría de las entradas y en especial las que hacen referencia al famoso, pesao y loco Don Quijote, las hace la abejita. De vez en cuando la mosca cojonera escribe sobre mascotas y alguna que otra toneteria de física, aunque de esto sabe mucho, y, la arañita, escribe alguna vez en los comentarios.

En fin, que ya veo que sois casi todos profes y que os gusta mucho leer y sobre todo esa historia del Alonso y de mi padre Sancho, pero luego se os empiezan a cruzar los personajes y las historias de aquí y de allá y .... se os hace la.... un lío .

Hasta otra

El Sanchico.

Merche Pallarés dijo...

Ay, ay, Abejita que llega el cautivo... (he leido parte, me temo que me voy a tragar mucha batallita...). Excelente tu análisis como siempre. Por cierto ya leí sobre lo que cantan las niñas hoy en dia pero no saltan a la comba... no saben lo que se pierden... Gracias por la información. Muchos besotes, M.

Abejita de la Vega dijo...

ANTONIO:he leído tu capítulo 36, versión culebrón venezolano y lo recomiendo a ls que pasan por aquí. Id a http://antonioaguilera.blogspot.com/y lo veréis.
He pasado por tu casa.

PANCHO:me alegro de que un analista del Quijote tan bueno se dedique o haya dedicado a la desconocida e incomprendida educación de adultos, para esos vapuleados, como tú dices, de la enseñanza reglada.Dieciocho años estuve yo,los más gratificantes de mi vida profesional. Ahora estoy en otro programa,tuve que trasladarme y en los concursos no se consigue lo que uno quiere.Estoy con adolescentes que hay que capacitar, ya sabes, sanchicos, sanchicas...Quijotes siempre.Un abrazo.

SILVIA:me gusta mucho escribir y me gusta mucho el Quijote,esto no me cuesta.Es para mí como un sudoku, un crucigrama...pero se aprende mucho más. Un beso para mi Silvia, a la que conocí en el aula de adultos de Campo Real.¿Ves lo que hablábamos el anónimo Pancho y yo, al respecto?

MANUEL:Tienes razón,don Miguel abusa de don Alonso ,los tres capítulos siguientes son :vida, aventuras y desventuras de un manco de Lepanto.
Enhorabuena por tu quijotesco pan que une los dos temas.

Abejita de la Vega dijo...

PEDRO:Buenos,muy buenos paseantes de la acequia se pasan por este rinconcito.
Unn saludo y gracias por tus comentarios que pongo en la entrada.
MERCHE:Cuando entré en "La acequia", por primera vez. le contaba a Pedro que durante tres lecturas completas del Quijote, m salté al cautivo porque no podía con él.Al final, pude con él, en una cuarta.Incluso empezamos a copiarlo por fragmentos en este blog. Colaboraron Ele Bergon,Kety y la mosca cojonera.Tengo una etiqueta para "La historia del cautivo", con 10 entradas.
Llegué a cogerle gusto.A ver qué tal se nos dan los comentarios.
Me paso por tu casa.
Pena de niñas, que no juegan a la comba, tanta electrónica...
Besos
Un abrazo